viernes, 8 de agosto de 2014

MARÍA HELNA - LA EXPRESIÓN GENUINA DEL ISLERO

Surgió a mediados de la década del sesenta. Sus canciones reflejaron con autenticidad la vida que llevaban los isleños. ¿Quién fue María Helena y porqué no la descubrimos antes?
Por Fernando Uzal

                                                
            Al principio pretendí ligar físicamente a María Helena con las islas del Delta. Alguien había publicado un video en internet de una de sus canciones que me había llamado mucho la atención. Entre imágenes de ríos, arroyos, sauces, muelles y canoas aparecía la figura animada de una chica vestida con ropas de los años sesenta  y corte de pelo “a lo Violeta Rivas”. A decir verdad la animación solo se limitaba a la boca que había sido editada para darle movimiento y la sensación de que estaba cantando. Era más bien una foto fija que movía los labios. El tema que sonaba era una especie de polca litoraleña cuya letra hablaba de los isleños. Nunca antes había escuchado tal descripción musical de nuestra vida por lo que me interesé rápidamente y comencé a investigar. Pronto descubrí que la cantante no había nacido en el Delta y que probablemente nunca haya  conocido nuestras islas más que a través de un breve paseo. ¿Cómo fue entonces que María Helena le cantó con tanto sentimiento y amor a nuestra gente?
            María Kalasakis nació el 4 de agosto de 1946 en Remedios de Escalada, provincia de Buenos Aires. Su padre era oriundo de Creta, otra isla, pero en este caso de Grecia. Con su esposa, que también era de ascendencia griega, participaba activamente de las actividades de la comunidad helénica, entorno en el que se cultivaban viejas tradiciones entre las que se encontraban el canto y la danza. Fue así que María comenzó a cantar en ese idioma y a desplegar sus primeros talentos en la escuela “Nuestra Señora de Lourdes” de Banfield.  Allí obtuvo su título de maestra, profesión que ejerció durante un año, pero que paulatinamente fue relegando a partir de los compromisos artísticos que comenzó a adquirir prontamente.
            En 1965 un sacerdote de la iglesia “Cristo Rey” de Lanús le pidió que fuera a cantar en una fiesta escolar. Increíblemente esa iba a ser la primera vez en la que se presentaría en vivo. Es aquí cuando se produce el chispazo que da vida su carrera como cantante. Como sucede muchas veces, la fortuna intercede de manera espontánea dando vida a una carrera artística. Lo que ocurrió es que en el lugar se encontraba presente un productor del exitoso programa televisivo “Remates Musicales” que conducía Roberto Galán y se emitía por Canal 9. Cuando la escuchó cantar le ofreció inmediatamente una presentación en la TV pero María, en su timidez y juventud, declinó a la invitación y dejó pasar tres o cuatro meses hasta que tomó la decisión de participar del ciclo. Poco antes de cumplir 19 años debutó en “Remates Musicales”.
            De allí,  el conductor Roberto Galán la lleva a la CBS en donde graba una cinta que sale a la calle en forma de simple en el mes de junio de 1965, coincidentemente con sus presentaciones en Radio El Mundo. En ella se incluyen dos temas litoraleños de fuerte raíz isleña: “Ribereña” y “Canto Islero” cuya letra expresa: el hornero y su yuntita te dirán / que tu río poco a poco crecerá / lalala...lalala... / el carau y la bandurria ya se van / pero tú no temes la creciente /porque la ranchada es fuerte y se aguanta el temporal.”

En plena década del sesenta y con el folclore en auge, el ascenso de María Helena es meteórico. Sus canciones y su personalidad la llevan a consagrarse en el “III Festival Nacional de la Música del Litoral” realizado en el anfiteatro de la ciudad de Posadas, Misiones, lugar del que se retira siendo reconocida como la “Revelación del año” y recibiendo el máximo premio: un mate gigante con placa de bronce y la inscripción: “María Helena, una voz que nace en el corazón de la noche misionera”. Aún no ha terminado el año sesenta y cinco cuando se presenta en el “Festival de Marcos Juárez” en donde es bautizada “Sol del Litoral” a raíz del gran éxito obtenido con la canción homónima.
Juan Carlos Zamateo es difusor e historiador de su obra. Respecto de la duda inicial acerca de si es posible relacionarla físicamente con el Delta y por qué María Helena le cantaba a los isleños nos cuenta:  
No hay referencias directas en cuanto a eso, pero en mi opinión hay más de un motivo y no es el menor su predilección por la música del litoral y por su gente, algo que declaró públicamente (podés escucharla en la entrevista que puse en YouTube). Ella inició su carrera en Santa Fe donde se perfeccionó con Mehaudy y Frutos, y el primer tema que popularizó fue “Canto islero”, compuesto por ellos. También actuaba en Rosario, pero el gran espaldarazo lo recibió en el III Festival de Posadas, donde el público la trató con mucho cariño, por eso lo de “Novia de Posadas”. A principios de los ochenta tuve oportunidad de conocer muchos pueblos y ciudades de Entre Ríos, y algunas de Corrientes, y la gente es tal como ella dice de la de Misiones, para mí fue lo más lindo de esos viajes.
Ya hacía un tiempo que las litoraleñas del Cholo Aguirre estaban en todos los repertorios, con ritmo y temas románticos, aunque con mucho color local, la mayoría relacionadas con el río Paraná. También Horacio Guarany le cantaba a su Alto Verde querido. Entonces es probable que María Helena, como tantos de nosotros, haya cantado en su casa ese folclore que era moda. Verás en su biografía que cantaba en las fiestas de la colectividad griega junto a otros jóvenes, y probablemente hayan incluido canciones de actualidad del folclore argentino. 
No me consta que haya conocido el Delta, pero creo que era bastante habitual para los bonaerenses hacer esos paseos en lancha, a juzgar por películas de la época, así que no habría que descartar que lo hubiese hecho y quedara impresionada por ese paisaje. Como te dije antes, es probable que le hayan propuesto dedicarse a ese repertorio, pero también que tuviese ya una predisposición para cantarle a esos paisajes.  

            Sobre el éxito inmediato obtenido por la cantante, Zamateo opina que: Cuando la escucha Roberto Galán y la pone en contacto con la gente de CBS, es de suponer que la discográfica buscaba otra voz femenina para la música del litoral, pues no había otra que Ramona Galarza. A la vez en ese momento estaba en boga el “Club del Clan”, Leo Dan y ya se escuchaba a “Sandro y los de Fuego”. Mi opinión personal es que querían alguien que captara el interés de ese público jove y, si prestás atención, hay cierta similitud en la manera de vocalizar de María Helena con Violeta Rivas, con una voz muy bien colocada, afinada, clara y potente, completamente diferente a Ramona Galarza, que era "más folclórica" para esa época. Pero no solamente cantaba folclore del litoral, grabó un tema de Leo Dan, y otras canciones melódicas, como “No quisiera quererte”, “Tendrás un altar” o “Canción del adiós”, que fueron temas que tuvieron mucho éxito en su voz.

En sus canciones María Helena propone un Delta idílico más cercano al de Marcos Sastre que al que Lobodón Garra describe en el cruel “Río Abajo”. Las melodías son pegadizas y sus letras remiten permanentemente a imágenes de canoas, sauces, bandurrias, crecidas y ranchos. Va del chamamé a la polca pasando por el folcklore tradicional. En su amplio espectro interpretativo incluyó temas de autores de gran relevancia como Fermín Fierro, Ramón Ayala, Hernán Figueroa Reyes, Oscar Valles, Horacio Guaraní y Eladia Blázquez, entre otros. En “Viejo Paraná” la poesía  que acompaña a la melodía dice: “Canoas isleñas del Paraná / quiero ser el agua por donde van, irme cauce abajo / lluvia retornar / y ser nuevamente río Paraná.” Como ésta, son muchas las canciones que María Helena dedica a los habitantes del río. “El Islerito”, con letra y música de Abel Montes dice así: Llegó la noche / y cruzando el Paraná / guitarra en mano va el islerito / Y junto a un rancho / que le ofrece su calor / canta un rasguido flor / el islerito.”

Desde 1965 hasta finales de 1969, María Helena graba cuatro discos, varios simples y se presenta en la mayoría de los festivales folclóricos de la época incluyendo las ediciones de Cosquín de los años 1966, 1968 y 1969. Canta en el “Festival de Doma y Folclore” de Jesús María, en “Festirama” (Río Ceballos) y en la “Navidad Gaucha”. Su tema “Viejo Paraná” resulta ganador en el “Festival Internacional del Disco” realizado en Mar del Plata en 1967.  Es aclamada por el público en el “VI Festival Nacional de la Música del Litoral” (1968), que se lleva a cabo en la capital misionera, y nombrada la “Novia de Posadas”. Al año siguiente comparte escenario con Leonardo Fabio en el marco del mismo encuentro folclórico.
Su última actuación fue el 16 diciembre de 1969 en el “VI Festival Folclórico Correntino”. Un día después, en la cúspide del éxito y con todo el futuro por delante María Helena pierde la vida a los veintitrés años cuando, en horas del mediodía, el Valiant IV conducido por su representante artístico, Alberto Heredia, vuelca en el empalme de la Ruta Nacional 14 con el camino de acceso a Santo Tomé. Allí viajan también una tía y su guitarrista que resultan ilesos. El automóvil gira en el aire, la puerta delantera derecha se abre y la chica que le canta a los isleños sale despedida. En uno de los tumbos el vehículo cae sobre ella.

                         

Quizás cierto criterio comercial, influenciado por las tendencias de la época, fue el que direccionó su repertorio, tan cercano a nuestras vidas. La chica de diecinueve años se impone en la escena musical tan solo un año después de que los Beatles se consagran definitivamente luego de editar “A hard days night” y de triunfar en los Estados Unidos, en una década en la que la cultura de nuestro país se ve fuertemente cruzada por el rock y el popular folclore. Un estilo proponía el cambio estético y la ruptura de las convenciones, el otro el fuerte arraigo a nuestras tradiciones y costumbres. Así terminaba la década del sesenta con María Helena, Guarany, Spinetta y Miguel Abuelo, quienes también comenzaron interpretando canciones del folclore nacional.

Así y todo, con la pasión por el canto litoraleño y sus genuinos retratos de los isleños, es probable que María Helena jamás haya conocido el Delta.

Recomendamos especialmente el blog: http://recordandoamariahelena.blogspot.com.ar/

CANTO ISLERO
El canto virginal de los sauzales
pinta matices en la costa litoral
y un agreste silbido de zorzales
da una variante a la verde soledad.

Es la expresión genuina del islero
silbar canciones con aire de chamamé
amo poderoso de la isla 
con sentimiento de artista
y fuerza de yaguareté.
Estribillo
Lalala... lalala...
el hornero y su yuntita te dirán
lalala... lalala...
que tu rio poco a poco crecerá
lalala... lalala...
el carau y la bandurria ya se van,
pero tú no temes la creciente
porque la ranchada es fuerte
y se aguanta el temporal.
II
El martín pescador desde la costa
mira celoso al que recorre el espinel...
El río forma música y acordes
con remolinos del pacú y el yacaré.

Es todo el paisaje tu elemento,
fornido islero prototipo mocoví,
que con tanto acierto y cariño
el poeta Julio Migno 
lo hizo versos para tí.
Estribillo
Lalala... lalala...
el hornero y su yuntita te dirán
lalala... lalala...
que tu rio poco a poco crecerá
lalala... lalala...
el carau y la bandurria ya se van,
pero tú no temes la creciente
porque la ranchada es fuerte
y se aguanta el temporal.
.









1 comentario:

  1. que insistente con el tema que no conocia el rio, se ve que no sabes que el litoral nace cuando comienza el rio de la plata pero en sentido inverso. por lo tanto ella nacio a unas cuadras del parana. geografia muchacho , geografia

    ResponderEliminar